Sábado, 23 Septiembre 2017 00:00

El periodismo unitario

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

No es la primera vez, ni seguramente será la última, que periodistas de los grandes medios, general y específicamente de Buenos Aires, arriban a nuestra región (como al resto del país), para descubrir hechos vinculados al accionar de funcionarios políticos y, a veces, de otros temas en general. 

En el pasado hemos sido testigos de informes nacionales sobre nuestra región, y también hemos visto la manera en que se equivocan con la ubicación geográfica, hablando por ejemplo del gran Rosario para referirse a nuestro cordón industrial o confundiendo ciudades y límites de localidades y hasta provinciales. 

A veces llegan a inmiscuirse hasta en internas locales sin mayor relevancia que una pelea de conventillo, otras logran ilustrar algunas cuestiones que para nosotros es obvia, como descubrir que para la reparación, construcción o lo que sea que se está intentando desde hace años con la ruta 11 en Timbúes tarda demasiado tiempo. Ya lo dijimos en varias ediciones, hasta el cansancio, también de las empresas que no aportan impuestos porque lo hacen en Buenos Aires. A veces caen con todo el peso moral sobre problemas de nuestra región (por otro lado como si no conociéramos nuestra realidad). También nos cansamos de hablar de la prostitución a la vista de todos sobre la ruta 11 y los puertos secos, húmedos, de fertilizantes y demás yerbas que se exhiben con impune alegría (incluso ante la vista de la Justicia) y con la complicidad policial. En fin, la lista puede ser muy larga. 

Los periodistas que vienen de Buenos Aires (muchas veces convocados por cholulos vernáculos), en un unitarismo retrógrado, como si vinieran a develarnos una verdad oculta, jamás consultan a los colegas locales, que por otro lado nos hemos ganado un lugar en la sociedad, bien o mal, criticados o respetados, pero siempre en las trincheras, a merced de amenazas y de aprietes, muchas veces rozándonos con los protagonistas a los que forman parte de la noticia.

Hay una soberbia que lastima (además de alguna operación política en desarrollo con intereses que desconocemos), que agrede tontamente al desarrollo profesional de muchos periodistas de nuestra región, que se ven ofendidos por un accionar impetuoso e irrespetuoso que ignora el trabajo que se ejerce desde hace años. 

En fin, ellos pasan como una brisa casual, mientras los periodistas de acá vivimos la realidad que es nuestra, aunque critiquemos o alabemos aquellos que no nos gusta o aprobamos. 

 

Visto 246 veces
César Ríos

Director editor Diario Síntesis.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.