Elementos filtrados por fecha: Marzo 2017
31 Marzo 2017

Violencias

Ha sido una semana de tragedias en el cordón industrial, tal como venimos anunciando desde hace mucho tiempo: por acción u omisión de las autoridades, sumado por supuesto a la negligencia y hasta las actitudes criminales de muchos de los protagonistas. 

El accidente en La Ribera, con dos niños fallecidos (y varios heridos) desnuda trágicamente el mal estado de las rutas, la peligrosa conducción de los camioneros (no todos, pero se sabe que muchos conducen alcoholizados, y cuando no prepotentes con sus grandes vehículos) y la situación precaria de los accesos a las terminales portuarias, mal iluminados en los cruces, pozos y otras calamidades por el estilo.

También hay que sumar a este ambiente peligroso para la integridad de las personas la pésima conducción de muchos automovilistas y de motos que no respetan las mínimas normas de tránsito.

La otra tragedia, que enluta a los trabajadores de la región, fue el feroz ataque de un camionero a un piquete, con el saldo de una persona fallecida. 

Desde hace mucho tiempo se vienen incrementando las actitudes de violencia en las circulaciones viales de todo el país y nuestra región no es ajena, es más, por cuestiones de suerte no se producen más accidentes o hechos de violencia. En el caso particular de los piquetes, violentan a las personas, no tanto por el piquete en sí, sino por las actitudes hostiles de muchos de los que los integran. Y esto se vio en el inicio de los cortes de ruta, a partir de la hora cero del jueves, cuando los piqueteros exhibían una furiosa actitud hacia aquellos que regresaban a sus hogares o tenían que circular por otros motivos. 

Entonces, cuando se produce el combo en el cual cada uno aporta sus propias violencias, se generan estos hechos trágicos que suman víctimas inocentes de un sistema perverso en el cual cada uno intenta posicionarse a su conveniencia. 

Y las autoridades terminan observando un cuadro patético que se crea por sus propias inacciones. Porque se sabía que habría piquetes, se sabía que cientos de camiones circulaban e iban a intentar circular, que los piquetes engendran violencias, que los gobiernos provocan violencias cuando no pueden o no quieren enfrentar los conflictos, en definitiva, cuando la violencia comienza a merodear el peligro avanza y las fronteras se convierten en delgadas líneas que cualquiera puede atravesar y desatar la tragedia.

in Blog

Apuntes para el consumidor

Por Marcelo Remondino (*)

 

Su controversia

En principio existen  dos cuestiones de analizar: 

a) La concesión de un servicio público.

b) Delegación del poder de policía.

a) La concesión de un servicio público: está dentro de las facultades del Poder Municipal, otorgar “concesiones” a particulares, del uso de bienes públicos y cobrar por ello un “canon”.  En líneas generales no existe impedimento en otorgar la concesión del “estacionamiento medido”,  y el “concesionario” se compromete a realizar la totalidad de las obras para tal fin.  Lo que no queda claro, cuáles son esas obras,  porque están dentro de la “propuesta” que tienen que hacer en la licitación.  Cada oferente, propondrá el sistema que estime más conveniente, respetando algunos lineamientos que le marca el Pliego de Condiciones. En la “oferta” es  donde hay que ver cuáles son las “inversiones” que van a realizar para justificar el cobro del estacionamiento. Tengamos  en cuenta que el concesionario cobra por dos lados: uno el estacionamiento y otro las multas y/o acarreo,  aquí es donde está lo más grave del sistema.

b) Delegación del Poder de Policía: aquí el tema se complica. Analizaremos algunas cuestiones fundamentales:

1.- El poder de policía es una potestad no delegada y  que debe ser ejercida por el Estado para proteger el interés general,

2.- El poder de policía, no es otra cosa que los servicios que el Estado debe cumplir para asegurar el orden público, garantizar la integridad física y aún moral de las personas mediante limitaciones individuales y colectivas,

3.- La omisión o el mal ejercicio del Poder de policía, sea por el Estado o por las personas que este se lo haya delegado, significa per se el incumplimiento de un deber básico del estado de derecho,

4.- Cuando el Estado no cumple con esta obligación, o lo hace en forma incorrecta, aun cuando lo haya delegado, incurre en una omisión que genera responsabilidad  por los daños ocasionados y responsabilidad civil, administrativa y en algunos casos penales de los funcionarios públicos, 

5.- El Estado, ejerce su poder de policía de seguridad y el control debido, para excluir el peligro y el daño a los administrados y especialmente para prevenir los abusos,

6.- El hecho de que exista una concesión – como sería la que se otorgó – no se pueden delegar las funciones de control y seguridad que tiene la autoridad pública,

7.- Las multas municipales, son la expresión de las facultades sancionatorias que tiene el Estado y tienden a prevenir, reprimir u obtener una determinada conducta humana. Dentro de las sanciones administrativas, la “multa” y por ende sus consecuencias, ocupan un lugar calificado, porque afecta derechos patrimoniales y puede operar como factor limitativo de los derechos y garantías individuales que garantiza la Constitución Nacional, que si bien pueden ser limitadas por las leyes que reglamentan su ejercicio. La multa es el ejercicio de un poder punitivo, que nunca puede ser delegado, aun cuando tenga un ley formal – ordenanza que lo autorice – porque no respeta normas de jerarquía superior – (C.N.). 

      

(*) Fundador de la Oficina de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de San Lorenzo. Teléfono 156-68418. Para atención personalizada, dirigirse a Av. San Martín y Salta (SUPEH), los días jueves de 09.00 hs. a 13.00 hs.

in Blog
31 Marzo 2017

Contemplación

 Este mundo tan agitado en que vivimos está lejos de ayudarnos a descubrir las maravillas de la contemplación bien entendida. "Contemplar no es difícil, ya que es una dimensión de lo humano con la que todos nacemos. Pero evidentemente es una potencialidad que debemos desarrollar, lo que requiere un permanente trabajo. Quien sienta dificultad en esta dimensión fundamental de su vida deberá empeñarse en cultivar su interioridad y hacerlo cuanto antes, porque está arriesgando una parte importante de su ser profundamente humano".

Con estas simples palabras el sacerdote franciscano José Carlos Correa Pedrozo introduce el tema que abordará en su libro "Los ojos del espíritu". Es un itinerario de formación a la contemplación en la escuela de Francisco y Clara de Asís, tal como el autor brasileño subtitula su obra. "Cuando hablamos de contemplación, precisa a renglón seguido, nos referimos a una vida de oración, y no a una mera contemplación reducida a la observación o a la lucubración científica. Por otra parte, se trata de una oración que no es ni oral ni mental. Ciertamente son provechosas las oraciones en que se habla o se medita, pero nuestro propósito es tratar de aquella oración en que la persona se abre con sencillez para acoger a Dios en cualquiera de sus manifestaciones, comenzando por aquella en la que el mismo Cristo ora por nosotros. 

En todo el mundo y en todas las culturas y religiones hallamos diversas maneras de  cultivar el don de la contemplación. 

Refiriéndonos exclusivamente al cristianismo, como se presenta tanto en oriente como en occidente, podemos afirmar que las escuelas de contemplación se multiplicaron a lo largo de la historia, destacándose permanentemente algunas. En este libro hablaremos de una de ellas: la de Francisco y Clara de Asís (con sus seguidores durante ochocientos años), y no porque creamos que sea la mejor, sino porque nos parece que puede ayudar a muchos que sienten admiración por el Pobrecillo de Asís, y porque además es muy fácil de entender, sobre todo para iniciarse en la misma...". 

in Blog

Al final pasó poco tiempo. En una editorial anterior hacía alusión a los datos que habían dado a conocer los gobiernos nacional y provincial acerca la baja de los delitos. Era cuestión de esperar y ver que la realidad señala la verdad de los hechos y no las estadísticas, que sabemos que en nuestro país se manipulan e interpretan a conveniencia del poder de turno.

En nuestra zona se produjeron tres homicidios en menos de una semana por cuestiones de inseguridad. Sumado al homicidio de la abuela Olga de Santis en Capitán Bermúdez, del que se pierde un tiempo precioso para encontrar a los responsables, porque todo apuntaría a que el nieto detenido sería una víctima más de un sistema judicial que no cesa de “cometer errores”, por designar de algún modo a la crisis que atraviesa todo el espectro de las instituciones del Estado. Y agregar también aquellos delitos y atentados impunes que hemos sufrido los que alzan la voz en medio de la confusión generalizada.

Mientras tanto, los puertos secos, la prostitución y la venta de drogas circulan a la vista de todos, como un caleidoscopio que gira siempre con sus mismas patéticas imágenes. 

Y el colmo, por supuesto, fue un nuevo episodio de las bandas rosarinas del narcotráfico, demostrando una vez más una impunidad hollywodense, dando y recibiendo tiros en medio de la autopista Rosario-Santa Fe. Y una vez más, la santa fortuna de la suerte impide que todo haya terminado en un desastre de muertos, al mejor estilo de los carteles mexicanos de la droga. Y el poder, como siempre, intentando explicar y describir una realidad como si fueran periodistas, cuando son los responsables de terminar con todo esto antes de que se descontrole de un modo descomunal. Si es que no es tarde para ello.

Mientras no se ataque el sistema financiero del lavado, que es lo que sustenta a las bandas narcocriminales, todo seguirá igual y peor. Y lo que se diga e intente hacer caerá en la vil trampa de la hipocresía, donde suelen abrevar los demagogos para nutrir sus discursos henchidos de insustanciales propuestas y soluciones.

Los gobiernos son duros con las protestas sociales, con los reclamos sindicales y cobrando impuestos a los que trabajan y producen. Pero son blandos y esquivos a la hora de definir una política de Estado que integre como prioridad la educación, la salud y el bienestar de los que menos tienen.

Se necesitan dirigentes con amor, abnegación y entereza moral para salir de la crisis cultural en la que estamos inmersos. Porque ya probamos con todos los genios y expertos en economía, que lo único que hacen es sumergirnos cada vez en una apostasía generalizada.

 

in Blog

Apuntes para el consumidor

Por Marcelo Remondino (*)

 

En el Día Internacional del Consumidor, el 15 d emarzo, fue una gran noticia para todos los que formamos parte de UCU poder compartir con ustedes -después de más de 3 años de trabajo y esfuerzo- una sentencia judicial que resguarda los derechos y garantías de los usuarios del servicio público de gas natural.

Fue notificado un fallo de la Cámara Federal de Rosario, que deja sin efecto el aumento de gas de 2014 y obliga al Ministro de Energía y Minería de la Nación y al ENARGAS a recalcular las tarifas a favor de los usuarios.

En fecha 31 de marzo de 2014 la Secretaría de Energía de la Nación dictó la Resolución SE Nº 226/14 que determinó -entre otras cosas- nuevos precios de cuenca (“boca de pozo”) para las ventas de gas. Posteriormente, el ENARGAS dictó el 7 de abril de 2014 la Resolución Nº 2850/2014 aprobando nuevos Cargos Fijos y Cargos por m3 a percibir de los usuarios residenciales del área geográfica de la empresa demandada. Estos nuevos cuadros tarifarios entraron en vigencia de forma retroactiva, a partir de 1/4/2014.

En este contexto, UCU advirtió que los usuarios del servicio nunca fueron informados preventivamente y de modo adecuado sobre tales aumentos. Tampoco se habían realizado las audiencias públicas que demanda la normativa constitucional y legal aplicable en la materia a los fines de garantizar la participación ciudadana en actos que impactan de manera directa en sus bolsillos.

En representación de los usuarios de Litoral Gas S.A, UCU inició en el mes de septiembre de 2014 una acción colectiva contra Litoral Gas S.A, la por entonces Secretaría de Energía de la Nación y el ENARGAS, tendiente a que se declare la inconstitucionalidad de las Resoluciones Nº 226/2014 de la Secretaría de Energía de la Nación y la Nº 2850/2014 del ENARGAS.  Asimismo, reclamamos que se restituya el dinero que ilegítimamente hubieran abonado los usuarios con base en dicho aumento tarifario, con sus respectivos intereses.

En dicha presentación judicial colectiva, UCU solicitó además el dictado de una medida cautelar que fue otorgada en fecha 18 de septiembre de 2014 y en virtud de la cual se suspendió el aumento tarifario del servicio de gas. La mencionada medida fue prorrogada en 4 (cuatro) ocasiones y fue confirmada por la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario, estando vigente desde septiembre de 2014 hasta el día 18 de septiembre de 2015 (fecha de la sentencia de primera instancia).

Luego de exactamente 365 días del inicio del litigio judicial, el Juzgado Federal N° 1 Secretaría Civil y Comercial de San Nicolás, dictó sentencia de mérito acogiendo los argumentos esbozados por ENARGAS y la Secretaría de Energía de la Nación y rechazando la totalidad de la demanda. En resumen, la sentencia consideró que no correspondía hacer audiencias públicas ya que no estábamos ante un “aumento tarifario” sino ante un “nuevo sistema de readecuación de precios y tarifas”.

Debido a semejante decisión judicial desfavorable a los derechos e intereses de los usuarios de Litoral Gas y de sus subdistribuidoras, en fecha 8 de octubre de 2015 UCU apeló el fallo en pos de revertir tal situación.

Después de más de un año, dos prontos despachos presentados por UCU y el dictado del fallo “CEPIS” por la CSJN, finalmente la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario hizo lugar al planteo declarando la nulidad de las Resoluciones SE 226/2014 y ENARGAS 2850/2014.

Queda claro el camino: las tarifas de los servicios públicos no pueden modificarse sin informar y acordar  con debida y oportuna participación a la ciudadanía. Es una gran conquista que debemos celebrar y que nos tiene que motivar para seguir dando las peleas que nos faltan para que el Estado y las empresas respeten nuestros derechos.

En principio el fallo alcanza -como mínimo- a los usuarios del área de Litoral Gas (y subdistribuidoras). Lo que sucede es que al anularse la resolución que ordenó el aumento, dejaría sin causa también a los demás aumentos aplicados en las restantes áreas de concesión.

En este caso la lucha no está terminada ya que la Cámara de Apelaciones omitió resolver el pedido de restitución, para que se devuelvan a todos los usuarios el dinero que abonaron con motivo de las resoluciones anuladas antes de la medida cautelar y con posterioridad a la sentencia de primera instancia. Nuestra asociación solicitará en forma inmediata que se supla esta importante omisión mediante el correspondiente recurso ante la Cámara. Y de ser necesario, también llevaremos esta cuestión ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Además, en esta línea recurriremos la infundada decisión en torno a la absorción por parte de UCU de los costos del proceso por entender que implica un desaliento al mecanismo de protección colectiva de los usuarios y consumidores. Nuestra institución no comparte la resolución en cuanto nos obliga, después de 3 años de esfuerzo en la defensa de los consumidores (corporizados en un expediente de 8 cuerpos con 1600 hojas, y 8 incidentes con 1200 hojas), a tener que soportar los costos del juicio.

Fuentes: ucu.org.ar

 

(*) Fundador de la Oficina de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de San Lorenzo. Teléfono 156-68418. Para atención personalizada, dirigirse a Av. San Martín y Salta (SUPEH), los días jueves de 09.00 hs. a 13.00 hs.

 

in Blog
28 Marzo 2017

Perdonar

"Si sufres la injusticia de un hombre malo perdónalo, para que no haya dos hombres malos". Este pensamiento sabio del gran San Agustín puede ayudarnos a entender que las cosas pueden cambiar cuando el que cambia es uno. Lo que no siempre resulta fácil. Como alguien escribió, "todos dicen que el perdón es una bella idea... hasta que tienen algo que perdonar". 

Sin embargo es posible, cuando se ha crecido interiormente. Estuve leyendo un librito de Amadeo Cencini titulado "Vivir reconciliados". Allí aparece el testimonio de un ex  terrorista de las Brigadas Rojas italianas, Antonio Savasta. Un comando del que formaba parte secuestró y mató a Pino Taliercio, director de la empresa química de Marghera. Fue en 1981. Gabriela, esposa de Taliercio y madre de cinco chicos, confiaba en que con el tiempo el que mató a su esposo terminaría pidiéndole perdón. El día llegó antes de lo previsto. Recibió una carta firmada por Savasta, donde entre otras cosas le decía: 

"En los días del secuestro, su marido era exactamente como usted lo describía: manso, lleno de fe, incapaz  de odiarnos, y , con una dignidad altísima. Sé, señora, que esto no le restituirá lo que ha perdido; pero sepa que dentro de mi ha vencido la palabra de su marido. Ha vencido en mí, que sólo hoy empiezo a entender algo, ha vencido contra todos los que aun hoy no comprenden... Incluso en aquel momento su marido dio amor, ha sido una semilla tan potente, que ni siquiera yo que la luchaba en su contra he podido extinguirla en mí. Esta es una flor que quiero cultivar para poder entregarla a mi vez. Si ustedes no hubieran existido, yo estaría aun perdido en el desierto. Créame, estoy en deuda con usted por esto, y por más. Espero solamente poder llenar ese vacío restituyendo y enseñando a otros lo que usted me ha dado y enseñado a mí". 

Pensamiento de La Rochefoucauld: "Vengarse de una ofensa es colocarse a nivel del enemigo; perdonarlo es colocarse sobre él". 

in Blog
21 Marzo 2017

Límites

“Una libertad que tiene límites no es verdadera libertad”, escuché en alguna parte. A primera vista, pareciera que la libertad y límites se excluyeran por definición.

En realidad, este es uno más de los tantos sofismas que se difunde. A fuerza de repetirse, terminan imponiéndose como si fueran verdades. Por ello hace bien encontrarse con libro como el de Jaime Barylko, “Los hijos y los límites”. El autor –conocido ya por “El miedo a los hijos” y otras interesantes producciones- rehabilita el derecho que tienen los hijos a que les pongan límites. En la solapa de aquel libro, cuya lectura recomiendo, puede leerse el espíritu que domina su profunda y amena reflexión: 

“Protagonista del siglo XX, camina su majestad el niño. Hay que criarlo en libertad, se dijo. Pero a decir verdad, eses niño no creció más feliz, ni alcanzó las alturas de libertad que para él soñamos.

Creció en el vacío, sin límites, sin fronteras, sin apoyo. En consecuencia, no creció.

Hemos perdido los límites. Nuestro hijos, porque no los conocieron. Nosotros porque nos desprendimos de ellos. Los límites son las coordenadas de los valores, de las creencias, de los modales, de las reglas de la existencia y de la coexistencia: de la identidad, en suma.

Vivir es vivir entre límite, entre horizontes. Dentro  de ese espacio germina y se desarrolla la libertad. Ser padre es una elección de formación, de educación, de crear lazos –como enseña Saint-Exupéry- durante la convivencia.

El amor no es solo un sentimiento, sino lo que se hace con el sentimiento. Un compromiso. Poner límites es ejercer nuestra responsabilidad, nuestro compromiso”.

Entre los variados capítulos que enriquecen la obra, quisiera destacar algunos títulos: El camino demarcado, la trama de la con-vivencia, libertad versus licencia, la permisividad nuestra de cada día, el facilismo, entre el placer y el deber.

Creo que ya estamos cayendo en la cuenta de que una libertad mal entendida termina por esclavizar al hombre. Lo importante es saber que, a medida que el niño va creciendo, vaya creciendo también en él, la capacidad de ponerse sus propios límites.

in Blog

Un artista nunca debe ser responsable por lo que ocurre durante los momentos en que actúa, sea del género al que pertenezca. A no ser, por supuesto, que desde su posición ejerza acciones o discursos que conlleven mensajes de violencia. Pero me refiero a la actuación en sí, sin tener que ser responsable de las avalanchas, de las salidas de emergencia, de la sobrepoblación de asistentes, del sistema de seguridad, en fin, de cualquier violencia o anomalía que surja del evento cuando se desarrolla. El artista debe subir al escenario y actuar. Punto. Para todo lo demás existen personas u organizaciones que se dedican a ello. Y por sobre todo esto se encuentra el Estado (sea municipal, provincial o nacional), para velar, para prevenir, para actuar en caso necesario en el momento justo. 

Aquellos que promueven un Estado liberal y aquellos que promueven la liberalidad de las acciones privadas, terminan, en casos extremos, recurriendo a la tutela del Estado para que los salve de determinada circunstancia en la que peligran sus vidas.

Los que sostienen que el Estado no debe inmiscuirse en ciertas cuestiones, en última instancia, terminan acudiendo a él para lograr apoyo. Y los que promueven una libertad sin la participación del Estado, también lo hacen cuando el caos aparece. Son posturas, que a veces resultan, pero a veces no. Por eso el Estado no puede estar nunca ausente de los eventos sociales, porque cuando se vuelven incontrolables aparecen los gritos de ayuda. Y el Estado lo hace a través de sus organismos, uno de ellos es la policía. Sea buena o sea mala policía, es lo que hay, la cuestión es que debe ser buena policía, porque para eso fue creada. 

En el caso del Indio Solari y el recital en Olavarría, el artista debería ser preservado de todo lo ocurrido. Desde el escenario no promovió ninguno de los hechos que ocurrieron. El mayor problema estuvo centrado en la gran cantidad de gente que acudió al evento. Y eso es control del Estado. Lo quiera o no el “Indio” Solari. Es como los cortes de rutas: si ocurren es porque el Estado lo permite, porque está legislado que no se pueden realizar. 

Algunas voces que se levantan contra el “Indio” Solari parecen dichas más desde la envidia que desde otro lugar. Y algunos que fueron al evento, que desde el hospital estaban enojados por sus seres queridos heridos, que decían que “ el indio se la lleva” (por el dinero) y ellos estaban ahí con su problema. No los entiendo, porque el precio que deben pagar para ir a un recital de esas características siempre es incomodidad y peligro latente, como en todo acontecimiento multitudinario. El artista gana en la medida que es popular. Y lo digo sin ser seguidor del “Indio” Solari.

Ahora todos, irremediablemente, deben terminar rindiendo cuentas al Estado, porque muchos se olvidan que la última palabra la tiene el Estado, en su última instancia que es la Justicia.

in Blog
11 Marzo 2017

Amor para gobernar

El país ha vivido una semana agitada en protestas sociales, desde el conflicto con los docentes hasta la movilización de la CGT en la ciudad de Buenos Aires, pasando, por supuesto, por la vergüenza que está atravesando el fútbol argentino y el final con las movilizaciones en todo el país por el Día Internacional de la Mujer.

La masiva marcha docente fue impecable y sin lugar a dudas de la sinceridad de su reclamo, más allá de la tilinguería barata de opinadores que intentan estigmatizar el trabajo docente, a veces con las odiosas comparaciones de maestros rurales de zonas inhóspitas con los maestros de las grandes ciudades. Como si también valieran las comparaciones entre comerciantes de esos lugares inhóspitos, que se destacan por dar fiado y no remarcar y algunos vivos de esta zona que remarcan y en la mayoría de las veces no entregan el comprobante respectivo. Somos así, de fácil opinión pero de escaso pensamiento. Porque no siempre opinar significa pensar y hablar, y las redes sociales son la maravillosa prueba del alcance de la estupidez humana.

Muchos creen que esto se dirime como un partido de fútbol: macristas y antimacristas, kirchneristas y antikirchneristas, y ahora lo nuevo de las nuevas generaciones, peronistas y antiperonistas, regresando cíclicamente a ese eterno retorno de la violencia institucionalizada. De la cual no estamos lejos, porque se empiezan a ver, como fantasmas del pasado, escenas que ya se vivieron. 

La CGT, el sindicalismo, tan famoso por coordinar y mantener con firmeza posturas en las marchas y en los paros, se ha visto en una situación tragicómica. Anuncian y no se animan, sus tres dirigentes saben que están quemados, quizás teman a los carpetazos de los servicios de inteligencia o a perder prebendas y privilegios. Y se olvidan en su lucha cotidiana por el poder en mantener los postulados sindicales básicos que los han identificado a lo largo de décadas. Y no se trata de hablar ahora del enriquecimiento, porque en realidad tanto políticos como empresarios se han enriquecido también a lo largo del tiempo. 

Las mujeres en su día festejaron a lo grande, solamente un grupo quiso avivar el odio contra la Iglesia en la agresión contra la Catedral, como si esta Iglesia actual mantuviera un poder asfixiante sobre la sociedad como en otras épocas. 

Del fútbol ni hablar.

Es decir, la sociedad está atravesando un período de mediocres circunstancias, como si una banalización cultural atravesara todos los sectores sociales. 

Este no es el camino para que un país crezca en armonía. Los gobiernos (el anterior y el actual y casi todos los dirigentes) parecen no entender que se debe gobernar con grandeza y con un alto grado de amor por las cuestiones públicas, que en definitiva es el amor a un pueblo para conducirlo a un destino mejor. Y a veces, pareciera que nos merecemos lo que tenemos porque así somos la mayoría de los argentinos.

in Blog
11 Marzo 2017

Vejez y futuro

Hace muchos años encontré a  un simpático viejito que superaba largamente los ochenta. Enseguida congeniamos en una conversación animada. Hablábamos de tiempos idos. Mientras él disfrutaba con sus relatos de juventud, yo le acercaba alguna idea o una pregunta cualquiera para estimular sus reflexiones. 

En algún momento de la charla, le dije que Pablo VI alguna vez habló a los ancianos comparando esa etapa de la vida como el sereno atardecer de un hermoso día, el toque final de una obra maestra, el último movimiento de una estupenda sinfonía... 

Yo estaba dispuesto a seguir arrimando ventajas, cuando el viejito levantó su cabeza cansada, miró fijamente a mis ojos y, con una sonrisa entre compasiva y burlona, me interrumpió: 

"Pero es mejor no ser viejo...". Tuve que reírme. 

‘Luego pensé: ¡ qué lástima que este hombre inteligente no haya asumido la vejez como un nuevo desafío de vivir! "Porque la vejez -escribió bellamente Longfellow- no es menos ocasión que la juventud, aunque con otra apariencia. Y a medida que la luz del crepúsculo se extingue, se colma el cielo de estrellas que son invisibles de día".  

En esta misma línea de pensamiento quisiera compartir algunas buenas ideas transformadas en plegarias por Antonio Alonso en su librito "Bienaventuranzas del atardecer" (subtitulado "Nuestros mayores hablan con Dios"): "Después de años y años, de luchas y de angustias; a pesar de las pruebas aún queremos vivir! Y ver la luz, y ese jardín; ver a los amigos, ver la vida . Sí, sí. ¡Haz que vea! Haz que te vea, aun en las situaciones dudosas y difíciles, en los momentos donde todo es negro y los milagros ya no existen.

Haz que te vea, en la sombra, en la duda, en el silencio, en este mundo nuevo que no entiendo, en las preguntas quedaron sin respuesta, en estas flores que están por florecer. 

Y adapta bien mis ojos para el futuro que está cerca. A fin de cuentas, comenzó para mí desde el bautismo". 

Para el final una sabia sugerencia de Gertrud von Le Fort: "Podríamos considerar el envejecimiento como ir sobre una ola, marina. Si nos dejamos llevar, flotamos; en cambio si luchamos contra ella, nos hundimos" . . . 

in Blog