Elementos filtrados por fecha: Julio 2017

En la editorial anterior, hacia el final, quedó como una amarga sensación de que la justicia es difícil conseguirla. Fue una postura más filosófica que práctica, seguramente aquellos que tienen el oficio de trabajar en la justicia, ya entendida como la aplicación de las normas en la vida cotidiana, hayan pensado que el sabor anárquico de ese final no era positivo. Pero en fin, fue dicho desde el soberbio atrevimiento que permite filosofar sobre algunas cuestiones.

Ahora, el punto es más práctico, pues tiene que ver con ese fenomenal operativo que se realizó en el mundo para terminar con esa oscura presencia maligna que existe detrás (o en el interior) de Internet.

Autoridades de Estados Unidos, con la actuación del FBI, la DEA, la policía nacional de Holanda y Europol, han logrado desarticular el portal AlphaBay, uno de los sitios más peligrosos de la web, en la que más de 40.000 vendedores ofertaban drogas, armas, programas informáticos maliciosos, datos personales y todo lo que sirva para el delito y el terrorismo.

También se logró cerrar Hansa Market, otro sitio de gran alcance en el mercado negro y ambos se suman a otro cerrado hace tres años, Silk Road, que llegó a ofrecer 14.000 productos de estas características.

Quien estaba al frente de AlphaBay era Alexandre Cazes, oriundo de Canadá pero con residencia en Tailandia desde hacía años, y quien contaba con una monumental fortuna, con propiedades en varios países y con millones de dólares en moneda virtual, que es la que se utiliza para este tipo de transacciones. Esta persona fue arrestada a principios de julio, pero se suicidó mientras se encontraba en custodia policial.

Este operativo es considerado el mayor realizado hasta el presente para atacar el cibercrimen, esa nueva modalidad delictiva que se ampara en el anonimato y en la oscuridad de la trama tecnológica que siempre se creyó que estaba fuera del alcance de la justicia.

No es un dato menor para comenzar a pensar en que la realidad profunda de las actividades virtuales, terminen siendo alcanzadas por ese orden que la sociedad eligió para evitar esa “guerra de todos contra todos”, que suele desatarse cuando unos pocos creen que todo lo pueden, que agreden y corroen a las sociedades que pretenden organizarse y vivir en paz.

Es un mensaje también para los individuos, que creen que el anonimato de la red les permite decir cualquier cosa sin tener la responsabilidad al respecto. No faltará mucho tiempo en que la justicia llegue a la red para impartir lo que corresponde. Aunque siempre sea un anhelo, porque la vida virtual de la red es el espejo de la realidad misma.

 

in Blog

 

 

Una palabra y su necesaria conformidad al utilitarismo de esta época, como es la “justicia”, atraviesa el aire de nuestra realidad de una manera harto recurrente. Pedimos justicia por las consecuencias que la vida diaria nos presenta a cada paso, hasta por acciones menudas y sin importancia. Todo es injusto, como si estuviésemos atravesando una tormenta en la cual todo se nos pone en contra con un oscuro ánimo de hacernos daño.

“La vida es injusta”, es la contraparte de la optimista “la vida es justa…” y “tarde o temprano quien las hace las paga…” 

Pero en el transcurrir de nuestras vidas vemos que no es tan así, que quien comete injusticias a los ojos de la sociedad, no siempre las paga, es más, se sale con la suya. Y se muere sin haber rendido cuentas ante la justicia. Y nos contentamos con un ideal de justicia divina a la cual deberá someterse en el más allá. Pero esa es otra justicia, la que en oriente se conoce como karma, una palabra cuyo significado es “acción”, y como se sabe toda acción tiene su reacción. Entonces, las acciones que cometemos en esta vida tendrán su “justa” reacción cuando atravesemos el umbral de la muerte. Es como una justicia metafísica, trascendental, religiosa o casi religiosa, que nos llevaría a otra discusión distinta del objeto de la presente editorial.

La justicia a la que hago referencia, es la justicia que surge de nuestros pesares en las relaciones humanas, complejizadas por la sociedad, que genera aún más situaciones de injusticias al intentar someter a los individuos a las normas establecidas.

Ya Aristóteles decía que “en tanto que el transgresor de la ley es injusto, mientras que quien se conforma a la ley es justo, es evidente que todo lo que es conforme a la ley es de algún modo justo; en efecto, las cosas establecidas por el poder legislativo son conforme a la ley y decimos que cada una de ellas es justa” (1)

Los sofistas sostenían el carácter utilitarista de la justicia, con el objetivo de preservar el orden de la sociedad y así ha sido sostenido a lo largo de las épocas por muchos pensadores, que vieron en el sentido práctico de la justicia la posibilidad de ordenar el caos. El concepto ingresa de lleno en el mundo de la política con ese sentido de la justicia que otorgó Hobbes para que no se produzca “una guerra de todos contra todos”, es decir, salir de ese estado de permanente guerra en que se cocinan las injusticias, para alcanzar estados de felicidad y de bienestar.

Y tanto Hobbes, como posteriormente Hegel, pensarán el Estado como la posibilidad de dirimir conflictos y establecer pautas absolutas para que las sociedades se desarrollen con la menor cantidad de injusticias que lleven al caos.

Pero ahí viene el problema. Esa justicia que construimos los seres humanos para aplicarla a aquellos que violentaban la sociedad con sus “injustas acciones”, es ejercida por personas que forman parte de nuestra misma humanidad.

Entonces, cuando no se cumple con el ajusticiamiento que la sociedad pretende en base a sus leyes creadas para tal efecto, comienzan a escucharse las quejas sobre la falta de justicia y por todo lo que representa la injusticia, con los efectos nocivos sobre el ánimo de los individuos.

Las sociedades modernas han alcanzado un grado de justicia superlativo (o por lo menos eso creemos) y lanzamos a la justicia, entendida ya como el organismo del estado encargado “de proveernos paz y felicidad”, todos nuestros problemas, para que los resuelva de acuerdo a las leyes y normas que ya hemos establecido como sociedad.

Y es así que nos vemos hoy enfrentados en grietas y en oposiciones, en odios y rencores anclados en el pasado, en recriminaciones presentes y en acusaciones al futuro; con violencias sociales de todo tipo; con las injusticias de la delincuencia y con la delincuencia de las justicias; con el clamor de la paz y la libertad envueltos en el lodo de las injusticias. 

Los seres humanos cometemos las injusticias y ejercemos la justicia, en un ciclo de repetición permanente en el que los actores muchas veces cambian de roles y los que hoy son ajusticiados mañana ejercerán justicia o viceversa.

Quizás, hoy más que nunca, aquel viejo proverbio bíblico de “quien esté libre de pecados que arroje la primera piedra”, sea la más eficiente verbalización de que las injusticias, como la justicia, forman parte de un universo humano al cual es difícil apreciar en su plenitud, en tanto continuemos sumergidos en la confusión que genera la ignorancia de saber que todos somos, de alguna manera, un poco de luz y un poco de oscuridad. Tomar consciencia de ello ayudaría mucho a la aplicación de una justicia que ayude a sobrellevar esa eterna sensación de que la injusticia es la única que reina sobre nuestras cabezas.

 

 

(1) Ética a Nicómano

 

in Blog
25 Julio 2017

LEY NUEVA

En sus "Salmos del alba", Emilio Mazariegos incluye el "Salmo de la Nueva Ley". Es la ley de la libertad contra las variadas estructuras de esclavitud. ¿No quisiera rezar hoy una plegaria diferente?. "Te has hecho escándalo y persecución y litigio en boca de los sabios de la ley, que todo saben. Te has hecho pecado, impuro con el impuro, y tú no lavas las manos al comer, porque llegas tarde y la toalla está sucia de limpiar las manos y el corazón está sucio de nunca limpiarle. Te has hecho Ley Nueva ante el hombre libre y quieres las estructuras y leyes arrancarle. Te has hecho ley de amor, un solo mandamiento, y del Decálogo has hecho una sola ley que salve. Está tu ley nueva de boca en boca corriendo. Está la ley vieja de rabia en rabia gastándose. Está tu ley de amor rompiendo fronteras al hombre, siempre cercano por la fuerza sin fuerza del alambre. Está tu ley nueva liberando al corazón dolorido, cansado de cumplir normas, ritos, cansado de cansarse, de ser el hombre protagonista de su historia desde la superficie, desde donde no es nadie. Tu ley, Señor del alba, es perdonar y comprender, es amar hasta doler el alma de entregarse. Tu ley es para el interior del corazón del hombre para que, al amar, haga lo que quiera, dando de balde. Tu ley no es ley de trueno, ni de látigo en la mano, tu ley es la de hacer feliz al hombre y que ande por el camino de las Bienaventuranzas que diste en la montaña, un día, al caer la tarde... Tu leyes el Espíritu de vida, de amor y de verdad, que junta a los hombres en comunidad entrañable. Tú, Señor del alba, que en la Cruz, signo de amor, abierto tu costado por la lanza nos dejaste, abre el corazón del hombre nuevo, que quiere ser libre en el amor a cada hombre, sin medirse en el darse. Tú eres, Señor Jesús, el nuevo estilo del hombre que quiere ser feliz amando como ama el corazón del Padre". Ante las ofensas recibidas es difícil vivir a fondo el mensaje de Jesús. Todo nos lleva a devolver mal por mal, injuria por injuria. No nos sorprenda que nos cueste el perdón. Jesús nunca dijo que fuera fácil. Sólo dijo que es posible. Con su muerte en la cruz para salvarnos, lo llevó a su máxima expresión". 

 

in Blog
25 Julio 2017

Vejez útil

"Hay personas que, por mucho que envejezcan, jamás pierden su belleza: sólo se les pasa de la cara al corazón". Esta ocurrente frase de Martín Buxbaum habla de otro modo de llegar a la vejez . Pero esto no se da de golpe. Diría que es exquisito de una vida que fue acumulando buenas siembras. La Iglesia ha tenido siempre una especial reverencia por los ancianos. No nos sorprende, pues, que los papas aludan a ellos con frecuencia. Juan Pablo II , por ejemplo, en su catequesis del 7/9/94, dijo: "En una sociedad como la nuestra, en la que se rinde culto a la productividad, las personas ancianas corren el riesgo de ser consideradas inútiles, o, más aún, de ser juzgadas un peso para los demás. El mismo hecho de que la vida se haya alargado agrava el problema de la asistencia al número cada vez mayor de ancianos que necesitan cuidados y, tal vez aún más, el afecto y la solicitud de personas que llenen el vacío de su soledad. La Iglesia conoce este problema y trata de contribuir a su solución, incluso en el campo de la asistencia, a pesar de la dificultad que constituye para ella, hoy más que en el pasado, la escasez de personal y de medios. No deja de promover las intervenciones de los institutos religiosos y del voluntariado seglar para responder a esa necesidad de asistencia, ni de recordar a todos, tanto jóvenes como adultos, el deber que tienen de pensar en sus seres queridos que, por lo general, han hecho tanto por ellos. Con especial alegría, la Iglesia pone de relieve que también los ancianos tienen su puesto y su utilidad en la comunidad cristiana. Siguen siendo plenamente miembros de la comunidad y están llamados a contribuir a su progreso con su testimonio, su oración e incluso con su actividad, en la medida de sus posibilidades. En el ámbito de la comunidad cristiana, la Iglesia honra a los ancianos, reconociendo sus cualidades y capacidades, e invitándolos a cumplir su misión, que no sólo está vinculada a ciertos tiempos y condiciones de vida, sino que puede llevarse a cabo de formas diversas según las posibilidades de cada uno".

 

in Blog

Parecería, solamente parecería, por ahora, que la lucha prometida contra el narcotráfico está siendo llevada a cabo con eficacia. Por lo menos así lo indican las últimas novedades respecto a procedimientos realizados por las fuerzas de seguridad.

La desarticulación de algunas bandas, la caída, por ejemplo, del capo narco de la villa 1.1.14 en Buenos Aires, la detección de inmensos cargamentos de drogas, la detección de avionetas y la caída de una ellas en pleno vuelo de narcotráfico, demuestran que las tareas de inteligencia y las investigaciones judiciales apuntan a terminar con la impunidad de estas bandas que terminan generando, también, vientos de inseguridad con su cultura de la violencia.

Faltaría apuntar al complejo entramado del lavado del dinero proveniente de esta actividad ilícita (como la de otras actividades similares y por supuesto de la corrupción), que involucra a muchas inversiones inmobiliarias y de otros negocios, que son el sostenimiento de una estructura impune cuyo vértice principal suele ser el del poder político, porque ya sea por acción o por omisión (es decir por delincuentes o por ineptos), fomentan y permiten todo un sistema que termina corrompiendo a la sociedad y generando más miseria y menos posibilidades de crecimiento para una mejor calidad de vida.

También es bueno agregarle a esta estadística la caída de uno de los personajes más implicados en la eterna trama de la vida por izquierda, a la que tan acostumbrados estamos y a la que nos cuesta tomar consciencia de su perniciosa influencia. Y es la detención de Castillo, el zar de “la Salada”, esa enorme feria de “lúmpenes vendedores” que fagocitan a los comerciantes que están asfixiados por los altos impuestos. 

Si Argentina recupera el respeto a las leyes y a la cultura de trabajo podremos creer que hay una salida a nuestros laberintos de crisis permanente.

Por ahora solo vemos reflejos, pequeñas luces que titilan, que nos lleva a pensar que existe una posibilidad de solución a nuestros problemas. 

Pero como toda realidad, como si fuera una moneda, la otra cara está representada por los aumentos de tarifas, la desocupación, el cierre de actividades industriales y esa maldita costumbre que tienen todos los gobiernos de presionar con impuestos que obstaculizan el normal funcionamiento del libre ejercicio de la libertad de empresa.

 

in Blog

Por su conformación psicológica, los niños tienen derecho a percibir la existencia de Dios y a tener algún tipo de relación con él. Por supuesto, se trata de ayudarlos a crear una imagen positiva de Dios, en quien puedan confiar como un hijo en su padre. Todo lo que contribuya a brindarles confianza, seguridad, amistad, etc., contribuirá también a que sus sentimientos religiosos vayan floreciendo adecuadamente. En el ámbito de la Iglesia se registra una buena producción bibliográfica y de videos orientados a este fin. Quisiera destacar, entre otros, un interesante libro destinado a las celebraciones eucarísticas con niños: "Gloria a ti, Señor, porque nos amas", del padre Ricardo Horacio García. En su introducción el autor nos entrega algunas advertencias que a veces no son tenidas en cuenta cuando se trata de niños: 

"Tomar en serio la niñez, no solo corno un paso para llegar a la adultez sino como un tiempo de la vida con características propias, equivale a tener en cuenta al niño y valorarlo en su forma de ser, de expresarse, de pensar, de percibir la realidad, de amar, de relacionarse con los demás, con las cosas y con Dios. No podemos pensar en la fe de los niños como en una fe diminuta o incompleta; tenemos que considerar que es la fe de una persona en un momento determinado de su existencia, que se expresa de un modo particular. La fe de una persona se construye y crece en la fe de la Iglesia, y esta comunidad de vida la formamos todos los que hemos renacido por el bautismo, aportando cada uno lo que le es propio. Somos el cuerpo de Cristo en el cual cada uno cumple una función imprescindible. Todo creyente puede y debe aportar a la fe de la Iglesia. Por eso, los niños tienen en esto su parte activa, tanto en su relación con los demás niños, como en su relación con los adultos. Si la eucaristía ha sido siempre fuerte y culmen de la existencia humana y de la vida de la Iglesia, la celebración eucarística con niños es una ocasión a través de la cual los niños pueden expresar su fe y aportar al resto del pueblo de Dios su propia riqueza".

 

in Blog

Hay temas que se repiten con una constancia que a veces genera miedo y desazón. Como ejemplo vale recordar todas las carencias (por llamar de alguna manera a la falta de atención de todo el arco de autoridades políticas) que sufrimos los castigados habitantes del cordón industrial, como el estado calamitoso de rutas y accesos y sus, a veces, correspondientes eternos arreglos que nunca terminan; la gran estafa que es la concesión de la autopista Rosario-Santa Fe; las formaciones de trenes que interrumpen permanentemente la circulación de los vehículos y hasta de las personas; la falta de barreras y normas de seguridad de los pasos a nivel; la falta de escuelas primarias y secundarias porque viene colapsando el ingreso de alumnos; la falta de un sistema de salud digno y, aunque la lista podría seguir, el desprecio que sufren nuestros ancianos, con un sistema perverso de atención en todos los sentidos.

Pero en nuestra región es aún más preocupante, debido a la ausencia de un prestador de salud que cuide de nuestros viejos como corresponde, con la dignidad que se merecen por haber trabajado y aportado durante toda su vida. Ya ha costado muchas vidas esta “deficiencia” que debería tener carácter judicial, es decir, debería haber un responsable penalmente ajusticiable, para que de una vez por todas los funcionarios, los responsables de que el sistema de salud funcione con normalidad, se hagan cargo para que no se repitan muertes como la de Beatriz Isasa, fallecida cuando era trasladada sin rumbo, siendo rechazada de aquí y de allá, porque un sistema perverso es sostenido desde hace tiempo. Culpa de todos los gobiernos, culpa de todos los dirigentes, culpa de todos nosotros que somos los que les otorgamos poder para que no hagan nada y encima lo que hacen es entorpecer más el bienestar de los ciudadanos, al dejarnos sin educación y sin salud.

Ahora, algunos ciudadanos de San Lorenzo se han autoconvocado, se van a movilizar, pero no será la primera vez, ya se ha hecho antes como respuesta a situaciones similares, sin embargo, a nadie de las esferas del poder parece conmoverlos. 

Estamos en épocas de campaña electoral, seguramente algunos sentimientos se pondrán en escena, como un elemento más del marketing político. Mientras tanto, los problemas siguen y no se atisban soluciones en poco tiempo. Y los dirigentes mentirán diciendo que este problema (como otros) requiere de mucho tiempo. Y es una mentira porque ese es el discurso que vienen sosteniendo desde hace muchísimos años y ni siquiera han aportado algún principio de solución.

 

in Blog

Apuntes para el consumidor

Por Marcelo Remondino (*)

 

La Secretaría de Comercio intimó a las empresas de telefonía móvil a que presenten en 15 días un plan para mejorar la calidad de atención a sus clientes y disminuir los índices de conflictividad en los canales de atención y resolución de reclamos. También busca que las compañías brinden una rápida resolución de los reclamos de los usuarios. Los principales motivos de quejas son el cumplimiento parcial o defectuoso del servicio, problemas en solicitudes de baja, y facturación excesiva

Del total de reclamos que reciben las oficinas de la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor, el 64% son problemas de usuarios de telefonía celular (Personal, Movistar, Claro y Nextel).

Los principales motivos de los reclamos son:

- Cumplimiento parcial o defectuoso de la prestación del servicio (36%).

- Problemas en la solicitud de baja del servicio (15%).

- Facturación excesiva o de cargos no convenidos (14%).

- Incumplimiento de la prestación del servicio contratado (13%).

- Incumplimiento de oferta, promociones y/o bonificaciones (10%).

De enero a junio de 2017 las multas a empresas de telefonía móvil sumaron $2 millones por infracciones a ley de Lealtad Comercial (22.802) y a ley de Defensa del Consumidor (24.240).

Los principales motivos de las sanciones fueron:

- Imprecisiones de la publicidad (27%).

- Publicidad engañosa (27%).

- Incumplimiento de prestación de servicio (14%).

- Falta de exhibición de precios (14%).

- Tamaño de letra poco legible en avisos (9%).

 

(*) Fundador de la Oficina de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de San Lorenzo. Teléfono 156-68418. Para atención personalizada, dirigirse a Av. San Martín y Salta (SUPEH), los días jueves de 09.00 hs. a 13.00 hs.

 

in Blog
01 Julio 2017

Silencio virtuoso

¿Silencio virtuoso? Tal vez para usted suene a nuevo. Lo fue también para mí, hasta que di con esta original expresión en algunos sustanciosos escritos de quien fuera mi maestro de toda la vida, el padre Avelino Giuliani. Le interesará tal vez asomarse a lo que dice: "Llamamos 'silencio virtuoso' a un cierto 'umbral mínimo', marcado por la prudencia, la justicia, la discreción y el discernimiento de lo que es bueno-malo, conveniente - inconveniente, favorable o dañoso decir  o dejar que se diga. Hay una línea, por tanto, que es rigurosamente moral. Mi derecho de hablar termina justamente donde comienza el derecho de los demás, a que no hable de ellos o de las cosas que hacen referencia a ellos. Y donde termina mi derecho a hablar, que es donde comienza el derecho de los demás a que me calle, allí comienza el 'silencio virtuoso', y comienza el 'hablar pecaminoso' . Todo lo que ignoras, todo lo que no sabes bien, todo lo que dudas -aunque sea mínimamente- cae dentro del 'silencio virtuoso'; es decir, dentro del derecho del prójimo a ser respetado. Al menos hasta que se aclare. Aunque seas periodista o comentarista de la prensa oral o escrita. No hay libertad de prensa para despojar al prójimo de sus derechos. El derecho a la fama, al buen nombre adquirido –o atribuido-, a vivir en paz, sobre todo cuando él no se ha metido con nadie y reclama esa vida en paz. La libertad de prensa que sobrepasa esos límites, es una aberración y una mala educación". 

Le dejo para el final unas pocas reflexiones con mucha sabiduría: 

"El que no sabe refrenar su lengua, tampoco sabe hablar " (Thomas Fuller). 

"Si no conviene no lo hagas, si no es verdad no lo digas" (Marco Aurelio). 

“Mide tus deseos, pesa tus opiniones, cuenta tus palabras" (Pitágoras). 

"A veces es más conveniente cerrar la boca y dejar que la gente dude si somos tontos, que abrir la boca y no dar pie a la menor incertidumbre..." (Anónimo). 

 

in Blog